ENRIQUE   PARDO   FARELO

pseudónimo  Luis Tablanca

He pensado que el mejor homenaje que le puedo hacer a Don Gabriel Angel Páez Téllez al hacer esta página en honor del ilustre escritor del El Carmen Don Enrique Pardo Farelo, es una copia de su artículo:
LA OCAÑERIDAD Y LA CULTURA EDITORIAL (Boletín 10), aparecido entre otros medios en:

- ciudadocana.com
- cocota.com

y por supuesto en la web de El Carmen , donde hay amplia información sobre Don Enrique Pardo Farelo.

Haga click en   UNA DERROTA SIN BATALLA   para bajarse la novela en formato "pdf" y comprimido con "winrar".

Una vez bajado el libro, se extrae el contenido con el descompresor gratuito winrar . Se lee con Adobe Reader (gratuito)

A continuación el Artículo de Don Gabriel Angel Páez Téllez:

ENRIQUE PARDO FARELO (Luis Tablanca), poeta, cuentista, político, periodista; y humanista autodidacto, nacido en El Carmen (Norte de Santander)

- Los boletines y su justificación

Observando la amplia producción editorial de los escritores de Ocaña y su provincia, pude intuir el esfuerzo que cada uno de ellos exigió a sus autores y la esperanza recóndita de que fueran bien recibidos, porque los libros; al igual que las canciones, la pinturas, los versos... en fin todo lo que es producto intelectual de nuestra iniciativa se les augura la mejor de las suertes.

Tengo la plena convicción de que cada uno de los libros editados traduce el esfuerzo que procedió del corazón de sus autores, en su afán de compartir los frutos fecundos de su lecturas, inspiraciones, experiencias, observaciones, sabiduría, ingenio, reminiscencias y recuerdos. . . (Más justificaciones en el boletín 07, y anteriores)

- UNA DERROTA SIN BATALLA, novela y otras obras de ENRIQUE PARDO FARELO (Luís Tablanca) Poeta, cuentista, político, periodista, escritor, y humanista autodidacto.

Enrique Pardo Farelo, para el mundo de las letras LUIS TABLANCA nació en el Carmen, Norte de Santander el 11 de diciembre de 1883 y falleció en la misma ciudad el 1 de junio de 1965. (Ref. Periodismo y periodistas de Ocaña, página 439)

La novela costumbrista UNA DERROTA SIN BATALLA, en su reedición en 1983, en la ciudad de Cúcuta, tuvo prólogo a cargo del escritor Leonardo Molina Lemus. Allí aparece que Enrique Pardo Farelo nació en hogar de don Pedro Pardo y de doña Claudina Gómez- Farelo, este apellido compuesto quedó, quizás por eufonía, en Farelo.

Otro de sus novelas importantes de este escritor es: TIERRA ENCANTADA, pero he escogido: UNA DERROTA SIN BATALLA, porque es una obra autobiográfica. Este escrito tiene una historia íntimamente relacionada con el político y poeta carmelitano, temática que se explicará más adelante...

Desde El Carmen que dista de la ciudad de Ocaña 43 kilómetros, llegó Enrique Pardo a principios del siglo XX a la Villa de Caro.
Era aún muy joven y sus estudios eran apenas elementales. Había salido de su tierra en busca de mejores horizontes laborales.

En el prólogo de la obra UNA DERROTA SIN BATALLA, se lee que Enrique Pardo era un excelente lector, y tenía inmensos deseos de salir adelante. Aparte de estos factores, y de su privilegiado talento, tuvo la suerte de vincularse en Ocaña al servicio de la familia Jácome Niz, personas que tenían una muy bien dotada biblioteca familiar; además, esta familia importaba libros; de modo que en mi opinión: allí cursó , en sus horas libres: bachillerato y universidad. Su formación de autodidacto nos habla de que todo es posible, si hay auténtica decisión de salir adelante...

En la enciclopedia LOS CLÁSICOS, varios autores, editorial Mexicana, 604 páginas, año 1973. En el propósito de la serie de estos excelentes libros aparece el pensamiento de un gran escritor inglés que dijo que "La verdadera Universidad hoy día son los libros" Al respecto con la importancia de la lectura Edmundo Amicis, en su obra CORAZÓN, dice: " El destino de muchos hombres dependió de haber existido o no una biblioteca en la casa paterna"

Gracias a los libros, y a la buena voluntad de la familia Jácome Niz, se convirtieron en su mecenas, el joven carmelitano logró abrirse paso y superarse cada vez más en la ciudad de Ocaña, terruño que también le brindó su apoyo, y por el que conservó cariño especial a través de los años.

Con la inmensa cultura humanística que fue adquiriendo a través de los libros; y merced a sus relaciones sociales en los albores del siglo XX en Ocaña, logró entablar amistad con los intelectuales. Gracias a lo anterior, y su personal simpatía, el joven carmelitano hizo amistad con los periodistas y poetas: Euquerio Amaya ( ADOLFO MILANÉS), Santiago Rizo Rodríguez (EDMUNDO VELÁSQUEZ), y siguiendo la tendencias de tener un seudónimo, muy común en poetas y escritores de ese tiempo, adoptó: LUIS TABLANCA, para sus escritos en verso y en prosa.

En la ANTOLOGÍA POÉTICA, Biblioteca de Autores Ocañeros, número 12, en el prólogo de esta obra, el doctor Lucio Pabón Núñez, nos da a conocer unos versos poco conocidos de ADOLFO MILANÉS. El poema fue escrito en 1916 y obtuvo copia en julio de 1972, en visita hecha a la familia de EDMUNDO VELÁSQUEZ.) Se copia el primer párrafo:

"Eran tres y eran púberes apenas
los soñadores de la Ocaña lírica...
Santiago, Enrique, Euquerio. Sus cabellos
eran como románticas espigas
batidas al viento, y en ese nombre
Pusieron a una tímida revista.

Enrique Pardo Farelo se fue dando a conocer cada vez más como escritor, periodista y poeta, dentro de la trilogía de Los felibres, y en su condición de líder liberal fue ganando la estimación de sus copartidarios y de todas las gentes cultas de Ocaña y su región, Se sumó además que fue columnista de los importantes diarios nacionales de Colombia, incluso es cofundador de la revista CROMOS.

En el año de 1930, el gobierno lo nombro Secretario de Hacienda del departamento Norte de Santander, allí quiso realizar una labor ejemplar a favor del erario, y la hubiera realizado, pero encontró, para su decepción, que había presiones políticas y otras de las múltiples falencias que hoy subsisten en la democracia representativa colombiana, en detrimento de los bienes nacionales, y decidió renunciar voluntariamente.

De esas vivencias surge la novela UNA DERROTA SIN BATALLA, publicada inicialmente en Bucaramanga en el año de 1935; libro reimpreso en el año de 1983 en Cúcuta, con permiso autorizado por su hijo el doctor, Valentín Pardo Prado, que solicitó al contralor del Dpto. Norte de Santander, Dr. Francisco Jordán, que antes del prólogo se colocara la leyenda DISTRIBUCIÓN GRATUITA.

( Tengo la convicción de que el hijo de Enrique Pardo Farelo, como puede deducirse, sabía lo que solicitaba: si la edición se hacia en honor a su ilustre padre, en el primer centenario de su muerte, que fuera sin ánimo de lucro)

Conservo con cariño un ejemplar de esta obra, UNA DERROTA SIN BATALLA, es una novela que en la actualidad tiene plena vigencia, porque en su temática hay la descripción de las presiones de la politiquería que LUIS TABLANCA detestaba; y que algunos dirigentes políticos de hoy ejercitan sin el menor rubor...

Enrique Pardo Farelo ( LUIS TABLANCA) ejerció por poco tiempo en condición de diputado de Asamblea Departamental, luego decidió en definitiva volver a su querido pueblo EL CARMEN. Allí, estimado por la inmensa mayoría de sus conciudadanos, vivió por muchos años alejado "del mundanal ruido", de la vana gloria de los honores y los reconocimientos; en especial, se cuidó de los cantos de sirena de los dirigentes políticos que le reclamaban que ejerciera su meritorio liderazgo nacional, a lo que en una oportunidad respondió con altivez: " Yo estoy convencido de que sirviéndole a mi pueblito natal le sirvo a la provincia, al departamento y a la patria misma"

Medellín, 1 de julio de 2007

 

Gabriel Angel Páez Téllez